El monasterio de Piedra y alrededores

Nuestro viaje a Aragón terminó con uno de los lugares más interesantes y visitados de la región: el Monasterio de Piedra. Además, aprovechamos para conocer dos localidades próximas: Calatayud y Molina de Aragón.

En esta última ciudad es donde nos alojamos la última noche del viaje, en un estupenda casa rural llamada El Molino del Batán.

CALATAYUD

Tras salir de Zaragoza, hicimos una parada en Calatayud, que es la segunda ciudad de la provincia, a pesar de que solo tiene unos 20000 habitantes (no deja de ser algo significativo del despoblamiento de Aragón, fuera de su capital).

Dimos un corto paseo por el casco antiguo de la ciudad, siguiendo la Rúa (la principal calle comercial) hasta la porticada Plaza de España. Por el camino, nos encontramos una procesión de Semana Santa y también la curiosa torre inclinada de la iglesia de San Pedro de los Francos,  la versión aragonesa de la torre de Pisa. Pasamos junto al Mesón de la Dolores, que no es más que un hotel en el que hay un pequeño museo dedicado al personaje de la famosa copla:

«Si vas a Calatayud, pregunta por la Dolores, que es una chica muy guapa, y amiga de hacer favores»

Lo más interesante que vimos en Calatayud son las dos torres mudéjares de las iglesias de San Andrés y de Santa María, comparables a las que ya había visto unos días antes en Teruel. También tengo que decir, en un sentido negativo, que vi en Calatayud solares y casas vacías que delataban un cierto abandono del casco histórico.

Monasterio de Piedra (1 de 27) Monasterio de Piedra (2 de 27)
Monasterio de Piedra (3 de 27) Monasterio de Piedra (4 de 27)
Monasterio de Piedra (5 de 27) Monasterio de Piedra (6 de 27)
Monasterio de Piedra (7 de 27)

MOLINA DE ARAGÓN

De Molina hay que decir que en realidad no pertenece a Aragón, sino a Castilla-La Mancha. Pero sus lazos históricos y su proximidad con Aragón son evidentes, y de hecho es un lugar que se puede combinar muy bien con una visita al Monasterio de Piedra, la laguna de Gallocanta y otros lugares de la franja occidental de Aragón.

Llegamos a Molina por la tarde, a una hora en la que no pudimos visitar por dentro el castillo, que es el principal monumento de la ciudad. Se trata de una imponente fortaleza de origen árabe que corona la ciudad con sus viejas torres y murallas.

Nuestro paseo fue corto y consistió, en primer lugar, en subir al cerro de Santa Lucía, desde donde se disfrutan las mejores vistas del castillo y de todo el conjunto urbano. En este cerro es además donde se celebra una de las fiestas más características de la localidad: las hogueras de la víspera del día de la Inmaculada, lo que los vecinos llaman a «Navidad chica».

Monasterio de Piedra (8 de 27)
Monasterio de Piedra (9 de 27) Monasterio de Piedra (10 de 27)

Luego continuamos nuestro paseo por el casco antiguo de Molina, pasando por lugares como el puente viejo, la iglesia de San Gil o la de Santa Clara, hasta que la lluvia hizo acto de presencia y nos obligó a terminar el recorrido.

Monasterio de Piedra (11 de 27) Monasterio de Piedra (12 de 27)
Monasterio de Piedra (13 de 27) Monasterio de Piedra (14 de 27)
Monasterio de Piedra (15 de 27)

EL MONASTERIO DE PIEDRA

Aunque se encuentra un poco en mitad de la nada, el Monasterio de Piedra es un lugar sorprendentemente visitado y popular entre los turistas. Llegamos a mediodía y nos encontramos con tal cola de gente, esperando entrar, que no tuvimos más remedio que dejar la visita para el día siguiente. Así que mi consejo es evitar las fechas de máxima afluencia turística o, por lo menos, intentar llegar a primera hora de la mañana para visitarlo.

Lo que hace del Monasterio de Piedra un lugar tan especial es su magnífico paisaje y las impresionantes cascadas que lo adornan. En verdad, la fisonomía actual del parque no es totalmente natural, y se debe en parte a la mano humana; pero no por eso pierde un ápice de su belleza ni de su calidad paisajística.

En conjunto, es un recorrido que necesita varias horas para ser completado, y en el que destacaría, como un lugar especialmente mágico, el pasadizo que desciende por el interior de la cascada Cola de Caballo y la gruta que permite ver la cortina de agua desde dentro.

Monasterio de Piedra (16 de 27)
Monasterio de Piedra (17 de 27) Monasterio de Piedra (18 de 27)
Monasterio de Piedra (19 de 27) Monasterio de Piedra (20 de 27)
Monasterio de Piedra (21 de 27) Monasterio de Piedra (22 de 27)
Monasterio de Piedra (23 de 27) Monasterio de Piedra (24 de 27)

El monasterio en sí es una interesante obra románica, que quizá pasa un poco desapercibida por el interés que despierta el parque y las cascadas. El monasterio contiene además un museo del chocolate y una lujosa hospedería con spa para quien prefiera alojarse allí mismo.

Monasterio de Piedra (25 de 27) Monasterio de Piedra (26 de 27)
Monasterio de Piedra (27 de 27)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s