El castillo de Santa Catalina

Una visita a Jaén no puede dejar de incluir el castillo de Santa Catalina. Junto con la Catedral y los Baños Árabes, completa el trío de grandes monumentos históricos de la ciudad.

El castillo tiene una ubicación espectacular, en lo más alto del cerro de Santa Catalina, de forma que es visible desde casi toda la ciudad. Al llegar a Jaén por carretera, desde cualquier punto cardinal, también se ve su silueta en la lejanía, con el monte Jabalcuz de fondo, como si fuera el centinela que controla desde hace siglos la vasta campiña jiennense.

Castillo de Santa Catalina (1) Castillo de Santa Catalina (2)
Castillo de Santa Catalina (3)

Los orígenes del castillo son muy antiguos, remontándose incluso a épocas anteriores a los romanos. En la época musulmana se edificó una alcazaba que, tras la conquista cristiana, se convirtió en el castillo de Santa Catalina. El conjunto se fue deteriorando con el paso de los siglos, hasta que a mediados del siglo XX se produjo la restauración que le dio el aspecto que podemos ver hoy en día, a la vez que se construyó el Parador de Turismo de Jaén.

Para la gente de Jaén el castillo es todo un símbolo pero también, con su magnífico entorno natural, un lugar de esparcimiento. Contemplar las vistas desde la Cruz del castillo, tomar un café en el Parador, hacer senderismo por el cercano paraje de El Neveral, o subir a hacer un picnic al aire libre una noche de verano, son actividades muy queridas por los jiennenses. De forma muy especial, el castillo cobra protagonismo el 25 de noviembre, el día de la Fiesta de Santa Catalina, que se celebra tradicionalmente asando sardinas.

Como podéis imaginar, he visitado el castillo en muchas ocasiones, en distintas épocas del año y estados atmosféricos. Todo ello creo que se refleja en la serie fotográfica que podéis ver aquí:

Castillo de Santa Catalina (4)
Castillo de Santa Catalina (5) Castillo de Santa Catalina (6)
Castillo de Santa Catalina (7)
Castillo de Santa Catalina (8) Castillo de Santa Catalina (9)
Castillo de Santa Catalina (10)

VISITA AL CASTILLO

El castillo se puede visitar de lunes a sábados (mañana y tarde) y los domingos por la mañana. El miércoles por la tarde, la entrada es gratuita.

Lo habitual es subir en coche. También es posible hacerlo en autobús, aunque a decir verdad no es muy habitual, y de hecho yo nunca he subido de esa forma. También se puede llegar andando, subiendo la ladera del monte, y de paso pudiendo ver los restos de las murallas que conectaban el castillo con la ciudad.

Castillo de Santa Catalina (11)

Hace años recuerdo que se llegó a plantear la idea de construir un funicular que permitiera directamente al castillo desde la ciudad (recientemente he visto algo así en Salzburgo, por ejemplo). Pero en Jaén es muy difícil que salga adelante ninguna iniciativa turística, siempre con la excusa de que aquí no viene nadie y no va a ser rentable. Y de esta forma, la ciudad está metida en un círculo vicioso en el que sigue sin ser promocionada ni visitada como merece.

Al llegar en coche, se pasa bajo un arco y se entra al recinto del Parador, que está construido en una piedra similar a la del castillo, de forma que parece una prolongación de este. Allí se puede dejar el coche aparcado y seguir andando hacia la inconfundible silueta de lo a torre de Homenaje. A la izquierda se abre pronto una amplísima vista de la ciudad y la campiña, con Sierra Morena al final del horizonte.

Castillo de Santa Catalina (12) Castillo de Santa Catalina (13)
Castillo de Santa Catalina (14)

La visita al castillo se hace entrando por la puerta norte. El recorrido incluye el acceso al patio de armas, al interior de la torre de Homenaje, a unas mazmorras y a lo alto de la torre más oriental, que es la que tiene mejores vistas. Hace años, recuerdo haber subido también a lo alto de la torre de Homenaje, pero ya no es posible hacerlo.

Castillo de Santa Catalina (15)
Castillo de Santa Catalina (16) Castillo de Santa Catalina (17)
Castillo de Santa Catalina (18) Castillo de Santa Catalina (19)

Fuera del castillo, no hay que dejar de hacer el recorrido hasta la Cruz, que es un espectacular mirador situado en el extremo occidental del monte. Se llama así por la gran cruz blanca que lo preside y que, según la leyenda, representa a la espada que el rey Fernando III el Santo clavó como señal de conquista. Un poco más abajo del mirador se encuentra también, grabado en la piedra, un soneto que el poeta jiennense Antonio Almendros Aguilar dedicó a la Cruz del castillo. Sin duda, es uno de los mejores miradores de Jaén, con una vista privilegiada de la Catedral.

Castillo de Santa Catalina (20) Castillo de Santa Catalina (21)
Castillo de Santa Catalina (22) Castillo de Santa Catalina (23)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s