Baeza a la luz de las velas

Baeza es una pequeña ciudad de la provincia de Jaén que, junto con la vecina Úbeda, fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 2003.

Es bien conocido que Úbeda y Baeza representan dos focos del Renacimiento hispánico, con un impresionante legado artístico y monumental en el que tuvo un gran protagonismo Andrés de Valdelvira (quien fue también el arquitecto de la Catedral de Jaén).

Para poner en valor este legado renacentista, se ha creado una iniciciativa muy curiosa y original, llamada llamada Renacimiento a la luz de las velas. Un sábado de septiembre, al anochecer, la ciudad se engalana con miles de velas que se sitúan estratégicamente iluminando el casco antiguo, con el alumbrado público apagado. De esta forma, se crea una atmósfera mágica que permite disfrutar de una forma distinta y original la belleza patrimonial de Baeza. Además, el evento viene acompañado por actuaciones musicales y espéctaculos en distintos puntos de la ciudad.

El año pasado se celebró por primera vez, pero no pude acudir. En cambio sí que he podido este año, acompañado de Irene y Martina.

Irene y Martina en Baeza

A las 6 de la tarde ya estábamos en la Plaza del Pópulo, que se veía ya decorada con las velas, aunque estaban todavía apagadas. Haciendo hora, pasamos un buen rato en la Paseo de la Constitución, un precioso espacio urbano en el que se congregaban niños y mayores, en la cálida tarde de septiembre.

Hacia las 8 dimos un paseo por el casco antiguo, por donde ya se estaban encendiendo las velas. Pasamos por la vieja Universidad, la iglesia de Santa Cruz, la Plaza de Santa María, la Catedral y otras callejuelas y rincones. A esta hora del atardecer, todavía no había mucha gente y la ciudad tenía una luz y un ambiente espectaculares.

Como sabíamos que los bares y restaurantes se iban a llenar pronto, entramos (temprano, antes de las 9) en La Barbería, un bar que no conocía, en el que cenamos muy bien.

Cuando salimos de nuevo a la calle, ya era noche cerrada y la iluminación de las velas lucía en todo su esplendor. El evento se encontraba en su momento álgido y las calles estaban abarrotadas de gente, hasta el punto de que costaba trabajo andar, por lo que se perdía un poco el encanto de la ocasión. De todas formas, volvimos a hacer un recorrido parecido al de antes de cenar, entrando también en algún sitio como el patio del Palacio de Jabalquinto.

Hacer fotos se hizo más complicado, por la oscuridad y por la cantidad de gente. En ese momento pensé que lo ideal habría sido poder esperar hasta más tarde, quizá hasta después de medianoche, para que las calles se fueran vaciando un poco y se pudiera disfrutar mejor de la magia del momento. Pero Martina estaba ya bastante cansada, así que no tuvimos más remedio que acabar el paseo y volver al coche para regresar a casa.

Em definitiva,me pareció que Renacimiento a la luz de las velas es una iniciativa estupenda, pero que empieza a estar un poco masificada. En cualquier caso, quiero felicitar a los que han impulsado este evento, tan necesario en una provincia que tanto necesita del turismo como es Jaén.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s